Thursday, June 08, 2006

UN LIBRO QUE ME HA CONMOVIDO



LA LOCURA DE FOUCAULT

¿Quién eres signo de interrogación?
A menudo me hago preguntas.
Con tu atuendo de gala
pareces un juez.
Eres el más feliz de los signos de puntuación
pues al menos a tí te responden
Paul Michel (poema aparecido en el muro del manicomio de Clermont Ferrant)



La lectura de “Hallucinantig foucault” (Alianza Literaria) , el sorprendente e hipnótico libro de Patricia Duncker, difícil no devorarlo de un tirón, es una experiencia de la que es difícil salir indemne. Al principio parece que va a tratarse de una simple novela de investigación, con denso trasfondo filosófico, sobre un estudiante joven que, haciendo su tesis sobre un escritor francés contemporáneo se ha despistado en su propósito y, sobre todo, se encuentra confuso en su relación amorosa con una joven y arrogante estudiante germana. Creemos que va a descubrir algo más, algo misterioso y perturbador que le va a conducir al pensamiento del hombre que da título al libro: Michel Foucault. Pero Duncker pone enseguida las cartas sobre la mesa. Es la historia de la fascinación llevada al absoluto, del amour fou de un joven de sentimientos inciertos por un escritor maldito, apartado del mundo , recluido en un psiquiátrico francés , un joven escritor llamado Paul Michel, que compartió barricadas con el famoso filósofo pero que luchó en otra más barricada más peligrosa para la cordura y el mundo que la de la teoría y el ensayo sociopolítico , la de la práctica literaria, la de la creación como forma de traspasar y disolver fronteras entre lo aceptado y lo rechazado, lo homo y lo hetero, lo perverso y lo recto. Un libro sobre el peligro de leer y ser leído. La obra acaba siendo un dolorido canto de amor a la lectura, la escritura, una pasión que se convierte en locura y una locura que se convierte en una pasión que cura y causa heridas. El intento del atribulado protagonista por salvar a Paul Michel de su reclusión física y espiritual, de una de esas instituciones a las que Foucault denunció en algunas de sus obras capitales como “Historia de la locura en la época clásica”, se convierte también en un intento de comprenderse a sí mismo, de descubrir unos sentimientos y una sexualidad más sinceros, aunque también mas dolorosos y más raritos, que el amor, los sentimientos y la sexualidad a los que nos han acostumbrado. La distancia de edad, pensamiento y actitudes ante el mundo separan a los dos protagonistas absolutos de esta breve y certera aproximación a la otredad parece diluirse para, de pronto, reinstaurarse en una extraña aproximación a la experiencia “del afuera”, “de la exclusión” que Duncker sin duda ha visto en los tratados de Foucault sobre “ la vida de los hombres infames” y que de sus manos de literatura elegante y culta se convierten en tiernos y sólo a veces despiadados seres sin un rumbo fijo pero con una enorme personalidad y fuerza interior.

3 comments:

Deabrutxiki said...

En cuanto termine la lectura que tengo en estos momentos cogeré ese libro. Siempre me ha gustado Fucault, y una historia que gira de esa manera hacia su legado merece que le prestemos atención

un-angel said...

...me has picado la curiosidad, a ver si me hago con el y te comento... un abrazo.

Shangay Lily said...

Esa novela de la prodigiosa patricia Duncker es una de las mas bellas, profundas y conmovedoras piezas que jamás se hayan escrito. Esa mirada queer limpia, poderosa, firme pero impresionantemente vulnerable, tierna y etérea es algo imborrable para quien haya tenido la suerte de pasear su vista por las páginas de esta "máquina-de-guerra" que diría Deleuze. La suavidad y firmeza con las que, a la vez, la autora nos introduce en la revisión de este mundo patriarcal, capitalista, "cuerdo", es algo perfecto. Pocas veces un libro me ha conmovido más, me ha hecho pensar más, me ha emocionado más. Gracias Patricia que brillantez de novelista, teórica y lúcida ideóloga nos traes.